14 febrero, 2017 Nour Al-Hussen 0Comment

 

La actual situación de la mujer en los territorios que controla el Daesh muestra un claro retroceso en el papel de la mujer en la sociedad siria, así como una clara anulación de sus derechos y libertades. Esto no implica caer en una tramposa elección entre la mujer en la siria de Asad o la mujer en los territorios de Daesh, dado que una mujer nunca será libre y propietaria de sus derechos bajo ningún tipo de dictadura, sea hereditaria o supuestamente religiosa. En relación a la realidad de la mujer siria en ciudades tomada por el Daesh, los datos recolectados en esta investigación muestran las siguientes conlusiones.

El lugar de las mujeres es el hogar, su deber es la procreación y el estudio del Corán, esto coincide con lá práctica denominad “purdah” que se significa la vuelta al encierro tradicional que implica la reclusión de la mujer, y que fue defendida en su día por ejemplo por el FIS. Ninguna mujer puede salir a la calle si no es en compañía de un hombre (marido, hermano, o o esposo), y quien recorre las calles sin compañía masculina, será catigada y golpeada por las Khansaa (1) o si no portan el velo adecuado, podrán multar a su esposo entre 85 y 225 $, en caso de no abonar el dinero de la multa, el destino seguro de su esposa, será la muerte (2). Las mujeres en Raqqa no portan hiyab, sino un burka que a diferencia del niqab y el hiyab, tapa absolutamente todo el rostro. Deberán portarlo junto a un abrigo negro que cubra su cuerpo hasta los pies con una tela de un grosor suficientemente para disimular su silueta. Las mujeres cuyos trabajos llevaban implícito una relación o convivencia con hombres, han tenido que dejar su puesto, o atender exclusivamente a mujeres. Hablando con una médico ginecóloga residente actualmente en Raqqa, ha comentado que su ritmo de trabajo ha incrementado notoriamente por en primer lugar el incremento general de embarazos, y en segundo lugar, por ser de las pocas ginecólogas que quedan en Raqqa ya que los hombres que ejercían la especialidad de ginecología han quedado excluidos del campo laboral al estar por ley prohibida su actividad siendo varones.

La cifra de mujeres embarazadas en el territorio gobernado por el Daesh asciende a 30.000, y ello tiene una explicación; la procreación masiva en busca de futuras generaciones que tomen el legado de los muyahidines. Al nacer, los niños serán como “un panel en blanco” y más fáciles de adoctrinar, incluso se piensa que lucharán con mayor convicción. Los niños también han sido protagonistas de numerosos vídeos propagandísticos de Daesh, donde han sido mismamente verdugos de los prisioneros capturados por el grupo terrorista, y por lo tanto son una parte de la propaganda mediática de Daesh, consciente de la imagen y el terror que puede causar en el exterior. La violencia sexual que se practica en los conflictos armados es un fenómeno nuevo. “No obstante, siendo un problema tradicionalmente silenciado, e incluso, justificado como un desafortunado daño colateral, o en base a unas supuestas y denigrantes necesidades físicas de los combatientes, no (3) es hasta las guerras de Bosnia y Ruanda de mediados de los años 90 (4) que este tipo de violencia comienza a ser denunciada y analizada  sin tabú.Pero lo cierto es que, En los conflictos armados actuales, la forma de ejercer esta violencia sexual se ha diversificado, incluyendo dentro de su ejercicio no solo las violaciones sexuales, sino otras acciones como el embarazo forzoso y el matrimonio forzoso. Una de las principales estrategia que ha utilizado el Daesh desde su crecimiento en Iraq ha sido la de acordar matrimonios -por no hablar de imponer su celebración- con hijas de tribus sunnís, con el fin de asegurar lealtades. En la ciudad de Raqqa se han celebrado dichos matrimonios, incluido con combatientes que llegaron desde el extranjero. También es necesario mencionar la justificación religiosa que el Daesh es capaz de conceder hasta para los tratos inhumanos e indignos que dirige hacia la mujer, incluidas las violaciones y su tráfico como mera mercancía, incluido una prueba de virginidad para determinar su precio.

A finales del 2014 el Daesh emitió -en calidad de fatwa(5)- un manual69 (6) en el que recoge normas para regular la venta y violación de mujeres (incluidas niñas). Los 15 artículos que conforman este manual señalan en qué momento procede la violación y cuáles son las excepciones. Las experiencias narradas por víctimas narran todo tipo de atrocidades, torturas, violaciones en grupo, distintas acciones perversas70 (7), indiscriminadamente fuera cual fuera su edad. Otro ejemplo de las aberraciones sexuales que se cometen, son los testimonios de mujeres yazidíes, a los que Nadia Murad da voz dentro del marco de la ONU y en distintos medios públicos (8)71. Se puede hablar entonces de la existencia de una yihad sexual, dentro del ideario de Daesh que lejos de pregonar una idea puritana de la religión, muestra una faceta más próxima a la escatología, desvelando una fijación tanto con la muerte y el sexo, un espejismo de Eros y Thanatos incluso, pero atribuyéndole una legitimación religiosa que no existe.

La mujer en este contexto de  post-neofundamentalismo se muestra una pieza clave dentro de este sistema aparentemente medieval, pero con una lógica estudiada y definida: en primer lugar, a las mujeres se las necesita para la mera función de reproducción y que el “califato” siga sostenido por futuras generaciones que crecerán y se adoctrinarán en su suelo. En segundo lugar las mujeres son utilizadas como objeto de promesa para los nuevos combatientes. A todos ellos se les promete al menos una esposa que saciará sus instintos y le servirá. En tercer lugar, Daesh ha conseguido trazar una estrategia definida para el reclutamiento de mujeres occidentales por la red, donde posee a auténticos especialistas en captación con un discurso estudiado. Sobre todo esta captación se dirigen hacia mujeres con formación, principalmente enfermeras y profesoras, para que cuando lleguen al “califato” puedan contribuir con sus conocimientos para los propios fines de la organización, esto es la cura de sus combatientes y el adoctrinamiento de los menores.  A estas mujeres en estado vulnerable y marginadas por la sociedad se les promete una vida idealizada, y se les muestra una imagen romantizada de sus futuros esposos combatientes, que resultan ser lo opuesto a lo prometido.

NOTAS:

(1) Son conocidas como “Gestapo femenina” en medios occidentales. Es un cuerpo policial formado completamente por mujeres, cuya función principal se basa en la vigilancia y persecución de las mujeres que no cumplan con las estrictas reglas de vestimenta y comportamiento que ha impuesto Daesh en las ciudades que domina.

(2)  ERELLE, A.: In the Skin of a Jihadist. New York, Harper, 2015 , pp 102-103.

(3)PALANCIÁN, B.: La violencia sexual como arma de guerra. Instituto de Estudios Estratégicos, 2014 (ARI nº 07/2013), p.1 (http://www.ieee.es/Galerias/fichero/docs_analisis/2013/DIEEEA442013_TerrorismoGlobalLobosSolitarios_FAFM.pdf).

(4) 68 Edicto religioso, emitido por un mufti, un experto en legislación islámica para la resolución de un conflicto o una interpretación confusa. 

(5) Es posible acceder a una copia del documento traducido al inglés de ISIL COMMITTEE OF RESEARCH AND FATWAS  en (http://graphics.thomsonreuters.com/doc/slaves_fatwa.pdf])

(6) Para más detalles, consultar CEBRIÁN, P.: “Hablan las esclavas sexuales del ISIS: ‘Nos olían, nos violaban, nos torturaban…’” en: El Confidencial. 18-03-2016 (http://www.elconfidencial.com/mundo/2015-06-04/hablan-lasesclavas-sexuales-del-isis-nos-olian-nos-violaban-nos-torturaban_868318/).

(7) Se recomienda el visionado de esta entrevista a Nadia Murad, realizada por Sara Montague y emitida en BBC, Disponible en (https://www.youtube.com/watch?v=xVzyAMxzLm8).

(8) ÉTIENNE, B.: El islamismo radical, Madrid, Calle Plaza, 1996, pp.171-175.

(9)  Se denomina así a la migración realizada por musulmanes  desde países considerados infieles, hacia territorios de fe y comunidad. Para los salafistas existen tres estadios para psuperar el estado de ignorancia (jahiliya); el primero es la abordar la fe desde una perspectiva salafista, el segundo estadio es la hiyra, y el tercero la yihad (La lucha por el establecimiento del Estado Islámico y la umma) 

(10) BOTTA, P.,  Op.Cit. p. 3.

(11)  PENALVA LUCAS, J.: Yihad, Martirio, y evolución del terrorismo global.  Instituto Español de Estudios Estratégicos, 2013 (ARI nº 106/2013), p.2 (http://www.ieee.es/Galerias/fichero/docs_opinion/2013/DIEEEO1062013_EvolucionTerrorismoIslamico_J.LorenzoPenalva.pdf). 

(12)  FUENTE CABO, I.: Aproximación histórica al fenómeno del yihadismo. Instituto Español de Estudios Estratégicos, 2015 (ARI nº 28/2015), p. 12 ( http://www.ieee.es/Galerias/fichero/docs_analisis/2015/DIEEEA282015_Evolucion_Yihadismo_IFC.pdf). 

(13) ABU MOHAMMAD: “جوامdddddع الرقddddة “حdddddي علddddى الجهddddاد” en :Raqqa is Being Slaughted Silently. 20-05-2016 (http://www.raqqa-sl.com/?p=3006).

(14)  Declaración de un agente de los servicios de inteligencia oocidentales en Oriente Medio en MARTIN, J.: Estado Islámico, Geopolítica del Caos  Madrid, Catarata, 2015, p.29.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *